• 🚚 Envíos 48/96 h a Europa
  • Descuento al comprar + de 2 productos
  • 🚚 Envíos 48/96 h a Europa
  • Descuento al comprar + de 2 productos

News Detail

<h1><em>Gatitos en camino o cómo preparar el parto de una gata</h1> <p> </p>

Gatitos en camino o cómo preparar el parto de una gata

Gatitos en camino o cómo preparar el parto de una gata

Los felinos tienen una gestación de 65 días y todo ese tiempo es suficiente para preparar la llegada de los nuevos integrantes de la casa. La futura madre debe gozar de buena alimentación, un espacio adecuado para el descanso y el monitoreo periódico del veterinario quien determina el desarrollo de los cachorros.

Las gatas que están por dar a luz, suelen cambiar de carácter: de dóciles y amigables se transforman en agresivas. Algo que es natural. Por eso se recomienda ubicarles un espacio cálido, sin muchos ruidos y sin que los niños se puedan acercar porque pueden ser agredidos por la futura mamá.

Para el parto es pertinente preparar una caja de cartón, lo suficientemente ancha y alta para comodidad de la gata y el movimientos de los recién llegados, forrada con papel desechable y una manta. Algo provisional para que las labores del parto se desarrolle sin problemas. Luego se puede ubicar un espacio más cómodo para la nueva camada.

¿Cuándo saber que llegó la hora?

La observación constante de la gata es la clave: ella no mostrará dolores de parto. Se inquietará y se mostrará extraña. Sus maullidos será constantes. Llegado el momento, se instalará en el lugar de parto hará ronroneos cada vez más fuertes. La labor de parto normal se tarda una hora aproximadamente.

Recuerda que es un parto, por lo que es natural que la parturienta se angustie e incluso llore. Cada nueva criatura tardará en salir más de 10 minutos. Hay que estar vigilantes porque la madre se come las placentas y mastica el cordón umbilical de los cachorros. Si notas que el parto dura más de lo esperado, llama el veterinario. 

Las gatas, por instinto natural y maternal, saben llevar bien la gestión de su parto; estar monitoreando sin tocarla o molestarla es importante. Se conocen de casos que cuando una madre se estresa, detiene la labor de parto por horas e incluso días. 

Y llegó la manada...

Cuando un gatito nace, debe dirigirse hacia la madre y comenzar a mamar, eso es una señal que nació en buenas condiciones. Si algún cachorro no logra amamantar es preciso ayudarlo con leche especial para gatos, cuidando siempre que la madre no lo considere como una invasión. Si alguno de los mininos nace muerto, tranquilos; eso no es tan extraño.

Los alimentos para la recién parida

Si la gata recibió en las últimas semanas de gestación una alimentación adecuada,  está garantizada una leche de calidad para sus hijos. Eso garantiza un desarrollo óptimo y seguro para estos nuevos miembros de la familia.

Después de dar a luz es necesario que la gata se hidrate. Por eso tener agua para que consuma es interesante. Esa fase es cuando la madre está en producción del calostro, alimento de primera necesidad para sus hijos por alto consumo de vitaminas, proteínas y grasas.

Una madre bien alimentada es sinónimo de buena salud para sus felinos pequeños. Lo normal es que ella quiera alimentarse de 2 a 3 veces al día. No le puede faltar comida que le ayuden en la producción de rica leche. El pollo y el atún resultan buenos aliados para este propósito.

Después de dos meses de amamantar a su manada, la producción de la leche en la gata comienza a disminuir y la etapa del destete se acerca. Las crías reclamarán alimentos más sólidos y eso es bueno para la salud de parida.

La gata se puede mostrar extraña

Puede darse el caso de la gata rechace a algunas de sus crías. Si se presenta es importante darle calor y cariño al bebé rechazado. Esta desatención de la madre se puede presentar si un cachorro nace con algún problema físico. Lo hace por prevención al resto de sus hermanos.

Existen gatas primerizas que no muestran instintos de madre para estar atentas de sus hijos y los rechazan. Esto se asocia a la inexperiencia. Con paciencia y ayuda profesional se le puede orientar para que asuma el rol de madre. Una acción que da resultado es acostar a la madre y poner a mamar a sus hijos.

Si notas que la gata busca mover a sus cachorros de sitio, es señal de nerviosismo: algo la inquieta. Una lectura de esa actitud es que, a pesar de lo cómodo del lugar, considera que no es seguro y busca moverlos a un espacio tranquilo, con más privacidad y sin ruido estresante.  

Se recomienda la vigilancia de esos cambios bruscos para que no afecten a los bebés gatos, sobre todo si su madre es primeriza, pues no cuenta con la pericia para sus cuidados.

www.daonly.com


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Comment are moderated